Limpiezas y desinfección

desinfección y limpiezaEl COVID-19 y sus variantes ha dejado de manifiesto lo expuesto que nos encontramos al ataque de virus y gérmenes. Es por este motivo que las personas exigen espacios más higiénicos y seguros, donde se implementen procedimiento de limpieza y desinfección acorde con la nueva realidad que representa vivir con una amenaza latente contra la salud pública. Te mostramos la diferencia entre limpiar, desinfectar y como se complementan entre ellas.

¿Limpiar o desinfectar?

Limpiar las superficies de uso diario con productos que contienen jabón o detergente ayuda a mitigar la presencia de gérmenes, elimina contaminantes y reduce potencialmente el riesgo de infección por contacto. Esta es una de las primeras medidas preventivas que se recomiendan para evitar la propagación de enfermedades.

La limpieza debe formar parte de cualquier método de desinfección efectivo que se aplique. En ocasiones, dependiendo de la extensión de la superficie, ayuda emplear un cepillo mecánico para ayudar a retirar materia orgánica y secreciones que puedan ir a parar al piso y otras superficies.

Al concluir la limpieza se puede aplicar un desinfectante para garantizar la eliminación efectiva del agente patógeno, siempre que se sospeche su presencia. El uso de desinfectantes químicos como el cloro o el alcohol ayudará a eliminar bacterias y virus presentes sobre las superficies.

Siempre es conveniente incrementar la frecuencia del lavado de la superficie en los casos que:

  • Se trate de un área de alto tránsito de personas.
  • No se cuente con buena ventilación en el área.
  • No se tenga la opción para una desinfección de manos o lavado de manos permanente.
  • Se confirme la presencia de enfermos en las últimas 24 horas, por lo que será necesario proceder a la limpieza y desinfección de la zona.

Técnica efectiva de limpieza

Siempre se recomienda avanzar desde la parte menos sucia a la más transitada, y por supuesto de arriba hacia abajo. De esta manera se propicia la acumulación del sucio en el suelo, del cual se retirarán al final. Igualmente, es importante establece un sistema que permita dividir las superficies en secciones, de manera que no se omita ninguna de la áreas.

Mientras mayor sean los riesgos de presencia de agentes patógenos las medidas de limpieza deberán acentuarse con mayor énfasis. Esto en el caso de centros de salud, emergencias; pero también espacios públicos, transporte colectivo, bancos, supermercados y otros espacios de uso común.

Uso de desinfectantes

Al utilizar los desinfectantes es importante seguir las instrucciones del fabricante para evitar la exposición peligrosa a los productos químicos. Todo empieza con la selección del desinfectante apropiado, de acuerdo al agente patógeno a combatir, su concentración, el tiempo de contacto recomendado, su toxicidad, estabilidad y facilidad de uso.

En el caso de los desinfectantes se recomienda:

  • Mantener los productos en sus envases originales con las instrucciones de uso a la mano.
  • No mezclar desinfectantes o químicos a menos que las instrucciones indiquen que es seguro.
  • Emplear equipos de protección personal como guantes o máscaras en los casos que se indique.
  • Mantenga los productos químicos fuera del alcance de los niños.

Los productos a base de hipoclorito son los más comunes; se disuelven en agua para activar su acción antimicrobiana. Una de las bondades del hipoclorito es que es un desinfectante de amplio espectro y es eficaz contra diversos tipos de patógenos. En el caso de los rotavirus son efectivos a concentraciones muy bajas (0,05 % o 500 partes por millón). Para combatir algunos agentes más resistentes como la Candida auris la concentración recomendada se eleva al 0,5 % (5.000 partes por millón).

En NETEGES & DESINFECCIONS D’OZÓ S.L. disponemos de personal calificado para satisfacer las necesidades más diversas de nuestros clientes ofreciéndoles un servicio personalizado de limpieza y desinfección de cualquier tipo de espacio.

Si necesitas alguno de nuestros servicios, consúltalo aquí.